Periodismo

10 noviembre 2012

Periodismo… Esa carrera que empecé un día con toda mi ilusión y que acabé sintiendo una terrible decepción. Esa preciosa y poco valorada profesión a la que quería entregar mi vida porque, como el más ciego amor, no importaba cuantas horas tuviera que dedicarle, no importaba ni siquiera tener un sueldo inmerecido, porque estaba justo donde quería estar y haciendo algo que realmente me apasionaba.

Y lo hacía, sinceramente, llena de felicidad y sintiéndome realizada, cosa que ningún otro trabajo ha conseguido provocar en mi.

Pero pasan los años y te das cuenta que no se puede vivir de ilusiones, y tampoco de tus padres, por más que ellos se esfuercen en darte todo lo mejor, a veces, quizá, más de lo que incluso merecemos. Y una decide marcharse, a probar suerte. Otro país, otro idioma, otra cultura. Y parece que, aquello por lo que quise vivir un día, en lugar de estar cada vez más cerca, está cada vez más lejos. Sólo hay que echar un vistazo a lo que nuestros propios colegas, aquellos que consiguieron hacer de su pasión su profesión, están sufriendo. Y entonces te pones a pensar y te das cuenta de que si quieres vivir de algo y quieres hacerlo ahora quizá tus sueños tengan que esperar. Sinceramente ya no sé ni lo que quiero, porque mi esperanza por dedicarme al periodismo se ha desvanecido, por mucho que digan que es lo último que se pierde.

Periodismo. Esa utopía. Ese camino a la perdición. Esa ruleta sin fortuna. Ese sueño que un día creí que se haría realidad y que hoy no es más que unas cuantas palabras en una entrada de mi blog…


Los cínicos no sirven para este oficio

11 enero 2012

“Antes, los periodistas eran un grupo muy reducido, se les valoraba. Ahora el mundo de los medios de comunicación ha cambiado radicalmente. La revolución tecnológica ha creado una nueva clase de periodista. En Estados Unidos, les llaman media worker. Los periodistas al estilo clásico son ahora una minoría. La mayoría no sabe ni escribir, en sentido profesional, claro. Este tipo de periodistas no tiene problemas éticos ni profesionales, ya no se hace preguntas. Antes, ser periodista era una manera de vivir, una profesión para toda la vida, una razón para vivir, una identidad. Ahora la mayoría de estos media workers cambian constantemente de trabajo; durante un tiempo hacen de periodistas, luego trabajan en otro oficio, luego en una emisora de radio… No se identifican con su profesión.”

Ryszard Kapuscinski


Juan Gómez Jurado – “La piratería no existe”

8 marzo 2011

Soy creador. Escribo novelas, y este –junto al periodismo- es mi único modo de vida. Mis dedos presionan medio millón de veces las teclas de este Mac, y como resultado se produce un archivo de texto que, una vez editado y corregido, se convierte en un libro que se traduce a decenas de idiomas. Mi familia y la hipoteca de mi casa dependen de mis derechos de autor. Según muchos medios de comunicación, y según muchos talibanes del todo gratis, eso me alinearía instantáneamente en las filas de los que defienden ese horror legislativo, falaz e inútil conocido como Ley Sinde, que se va a aprobar contra la voluntad de cientos de miles de ciudadanos.

Eso es mentira, y gorda.

Lee el resto de esta entrada »