Scape

Pensamos demasiado. O quizá sea yo quién lo hace. ¿Acaso veinticinco años no son suficientes para aprender a vivir la vida relajadamente? Parece que no.

Cuando queremos algo, lo queremos de inmediato, y hacemos todo lo que sea por conseguirlo. Y nos obsesionamos con llegar a nuestra meta cueste lo que nos cueste. A veces trazar un camino tan duro hacia lo que queremos puede lograr que ese objetivo pierda toda su esencia. O todo lo contrario. Puede ocurrir que estemos tan ansiosos porque llegue que, cuando se haya hecho realidad, no pensemos en desperdiciar ni un sólo segundo de aquello que nos ha costado tanto esfuerzo conseguir.

El futuro tiene mi vida en sus manos y no puedo adelantar lo que pasará, aunque me gustaría. Cada día que pasa lo siento más cerca y a la vez más lejos. Sea como sea, sé que llegará lo que llevo mucho tiempo esperando, y sé que una vez haya venido a mi, todo empezará de cero. En otro país, en otra ciudad… En cualquier otro lugar…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: